La lapicera

La lapicera
Estilográfica

Páginas vistas en total

miércoles, 29 de junio de 2011

Egipto/ ¿Electricidad o velas?









Electricidad en el Antiguo Egipto


Al conocer cada día algo más de esta cultura, nuestro asombro
aumenta, sus pirámides, momias, templos, arte, ciencia....
Aún hoy, con la tecnología en pleno auge, no es posible explicar
o coincidir en una teoría fehaciente.....Y una de las preguntas que
siempre surge es sin dudas.....¿Como se iluminaban los egipcios
en las profundidades de las tumbas y templos? A menudo
la curiosidad y la sorpresa han hecho acto de presencia cuando
se trata de averiguar cómo, en el antiguo Egipto, se logró tal
perfección artística y técnica en condiciones de total oscuridad,
dentro de los numerosos corredores
subterráneos que podemos encontrar en infinidad de tumbas de
diferentes necrópolis. En este informe le propondremos
una explicación, sin afirmar que este sea la correcta,
 pero sin duda es la que más
se ajusta a las pruebas y realidad histórica...



¿Como se iluminaban?Si la cuestión es como podían pintar y 
trabajar en las tumbas y templos que por lo general estaban en
 una oscuridad casi total, surge la pregunta ¿es que acaso no 
existían las antorchas o las velas?. La respuesta es por supuesto
 que sí, pero no podemos dejar pasar por alto que en muy pocos
 lugares se han hallado manchas o partículas de herrumbre en las
 paredes o techos de estos pasadizos, señales características 
propias de los candiles, velas o antorchas en su constante humear
También surge la pregunta ¿Fueron realizadas previamente
 las pinturas en el exterior, y posteriormente colocadas en el interior
 de los monumentos funerarios?.

Con un mínimo de esfuerzo, podremos observar que la inmensa
 mayoría de los dibujos e inscripciones están realizados sobre
 roca virgen, que ha sido picada y pulida, para posteriormente
 ser decorada.Otras rocas pesan varias toneladas, y su manejo
es difícil de imaginar sin que éstas sufrieran golpes y arañazos
propios del desplazamiento por los estrechos corredores desde
 el exterior, cosa que, al igual que el humo de las antorchas,
no se aprecia por ninguna parte. En definitiva, este tipo
de manipulación hubiese hecho peligrar la labor de los
artistas egipcios. Y como la imaginación no tiene límites,
 hay quien ha llegado a proponer la utilización de espejos
para reflejar la luz solar en el interior de estas oscuras galerías.
 Entonces ¿cómo fue posible la ejecución de semejante labor
 artística en las oscuras galerías del Valle de los Reyes y
de otros monumentos subterráneos del antiguo Egipto?.

La hipótesis de la electricidad
El cronista árabe Abdul el Latif, (que se ubica en el 1150 de nuestra era) ya hacía mención del recubrimiento metálico del obelisco de Sesostris I que se encontraba en Heliópolis (esto es en el 1970 a. C). Pero no es la única referencia existente, ya que son muchas las crónicas que nos narran la utilización de estos gigantescos obeliscos a modo de pararrayos, que protegían las inmediaciones de los templos. Algunos de ellos estaban recubiertos de una aleación de oro, plata y cobre que recibía el curioso nombre de "electrum".

En estos relieves podemos encontrar claras representaciones
de unos objetos que inmediatamente nos harán recordar a
nuestras clásicas lámparas o focos. En el caso de Dendera,
donde se encuentran los relieves más conocidos, se representan
estas lámparas con una forma un poco más alargada que una pera,
 y dejando ver en su interior a una serpiente ondulante
(tal cual como un filamento), emergiendo de una flor de loto
en forma de "casquillo". Están sujetas por un pilar djed, símbolo
de energía, estabilidad y poder,
 muy extendido por todo Egipto. Estas "lámparas"
muy similares
a las de bajo consumo actuales, están "conectadas"
por una especie
 de cable a un pedestal, en el que está arrodillado
el dios del aire.
Todo este conjunto está custodiado por un babuino
que probablemente
represente al dios Thot, protector del conocimiento
y de las ciencias,
que con un cuchillo en cada mano parece guardar
 celosamente
tan pintoresca y extraña representación. Algunos
arqueólogos
como el alemán Alfred Waitakus y el inglés John Harris,
 aseguran que los jeroglíficos que rodean a algunas
de estas representaciones, hablan de luminosidad,
conocimiento y del gran poder de Isis.
Si se está libre de prejuicios,
se puede especular con que la realización
 de las diferentes inscripciones localizadas
 en el Valle de los Reyes y
del resto de los pasadizos y tumbas
del antiguo Egipto,
bien podrían haber sido hechas
con la ayuda de la electricidad.
Podemos entender que este era un conocimiento
en estado de involución,
que en manos de la casta sacerdotal
era guardado celosamente
como un gran legado de los
 antiguos dioses.
No tenemos que dejar de mencionar
que hay indicios
del conocimiento en la antigüedad
de acumuladores
eléctricos o baterías
como es el caso de las famosas
"pilas de Bagdad"
Descubiertas en 1936, cuando un grupo
de obreros
dirigido por el ingeniero alemán
 Wilhelm Köning
realizaba la construcción de un
 sistema de alcantarillado
 en la colina de Rabua, muy próxima
a Bagdad (en Irak), cuando se toparon
con un extraño objeto
de arcilla en forma de jarrón.
Este objeto tenía 15
centímetros de alto, y poseía un tapón
de asfalto
donde hacia el interior partía un tubo
 cilíndrico de cobre de 26 milímetros
de diámetro y 19
centímetros de altura.
A su vez, del tubo sobresalía una varita
 de hierro de 1 centímetro cubierta
de plomo ligeramente corroída
por algún tipo de ácido.
A pesar de que las autoridades
 y los "expertos" tildaron este pequeño jarrón o vasija
de "objeto de culto" (muy típico en estos casos),
 el propio Köning tras introducir un electrolito
 común en el interior del recipiente, logró hacer
 funcionar este mal llamado "objeto de culto"
como una batería. En el mismo yacimiento fueron
 descubiertos otros objetos que habían sido sometidos
 a un proceso de galvanización. Estos databan del 2000
antes de Cristo, por lo que se llegó a la conclusión
que hace más de 4000 años, los antiguos moradores
 de estas tierras de la Mesopotamia, utilizaban pilas
eléctricas.

La realidad Histórica


Luego de haber pasado por la posibilidad de la electricidad
en el Antiguo Egipto, llegamos a lo que los estudiosos
y pruebas históricas nos confían.
Primeramente aseguramos que en algunos techos de
templos y tumbas, existen restos de hollín y humo,
producto de velas y antorchas, estas velas estaban
humedecidas en aceites que desprendían poco humo...
Para ciertos lugares poco profundos o cuya forma
lo permitiese, utilizaban un juego de espejos
 (discos de cobre pulimentado), para reflejar la luz del sol
e introducirla en el monumento, aunque el único problema
 es que los espejos encontrados en Egipto no parecían
ser de muy buena calidad. Cada vez que reflejaban la luz,
 al menos una tercera parte de ésta era absorbida o dispersa,
con lo que después de combinar varios espejos entre
la entrada a la tumba y el interior de las distintas cámaras
y galerías, la luz que llegaba era prácticamente mínima.

No obstante el principal sistema debió ser el de las "velas",
e incluso hay registradas en ostraca el número de las mismas
 que se utilizaban al día para realizar los trabajos en
algunas tumbas. En estos registros se puede observar además,
 cómo aumentan las cantidades de velas utilizadas, a medida
que lo hace la profundidad de la tumba.

Sobre las Bombillas eléctricas

Harsumtus es la denominación griega del dios egipcio
 "Hor-Sema-Tauy" (Horus unificador de las Dos Tierras).
 Dios que adopta diversas formas en las representaciones,
entre ellas, la de serpiente emergiendo de un loto.
Y estos lotos cerrados de los que nace Harsumtus,
 bajo interpretaciones febriles y totalmente desconocedoras
 de la mitología egipcia, son las supuestas bombillas.
Sobre la pared norte de la cripta sur I, la escena se cuenta así:
Dicho por Harsumtus, el Gran Dios que reside en Dendera,
el que se eleva desde el loto como un Ba viviente.
 Las creaciones de su Ka elevan su perfección.
La tripulación de la barca Mandyet consagra su imagen.
 El pilar Dyed sostiene su cuerpo, la Primordial se encuentra
bajo su imagen y los cortesanos de su Ka se encuentran
bajo su respeto (Dendera V, 141, 1-3).
En el relieve vemos a Harsumtus naciendo dentro
 de un capullo de loto, para surgir como dios viviente....
He aquí el misterio de las lamparitas eléctricas....
Todo esto nos indica que en Egipto aún no se puede
 hablar de electricidad, tal vez algún día nos topemos
con un generador físico en una tumba o templo,
 pero hasta ese momento no hay indicios reales
 de su existencia.





Prof. Walter Yunker
www.losenigmas.com.ar

http://www.formarse.com.ar/enigmas/electricidad_
en_el_antiguo_egipto.htm






No hay comentarios:

Publicar un comentario