La lapicera

La lapicera
Estilográfica

Páginas vistas en total

miércoles, 22 de junio de 2011

De biromes o bolígrafos


manologo.wordpress.com


BIOGRAFÍA del BOLÍGRAFO
El bolígrafo tal y como lo conocemos fue inventado en 1938 por 
los hermanos Biro
 de origen húngaro, pero que se habían mudado a Argentina, 
y se habían
 nacionalizado alli, 
Hay una estadística que demuestra que existe un 4000% 
de posibilidades
 de que si le preguntas a un argentino sobre el origen del
 bolígrafo te responda 
orgullosamente: “¡Invento Argentino!”y además está bautizado
 con el nombre

 de “birome”.

Si bien ya se habían patentado sistemas a bolita, en 1888 
(J. J. Loud), 

no se había solucionado el problema de la viscosidad de la tinta,
 lo que resolvió Biro, 
después de observaciones en su trabajo de periodista, 
de las tintas de imprenta de 
secado rápido.
El bolígrafo desplazó a la pluma estilográfica como utensilio
 universal para escribir.Después de Biró, Reynolds perfeccionó
 el bolígrafo.En 1951, el Barón francés Marcel Bich compró la 
patente al húngaro-argentino 
Lazlo Biró y en 1953 comenzó una fabricación industrial de 
un bolígrafo barato, 
descartable: el Bic, del cual se supone que se venden unos 
3.000.000 por año. 
(A la producción de Bic descartables, Marcel Bich unió las
 maquinitas de afeitar 
y los encendedores descartables).

La duración total de las Bic es de una escritura en línea de 5 kilómetros. 

Su bolita está fabricada en tungsteno, y se fabrican de 0,5 mm 
y de 0,7 mm,
ya sea para trazo fino o trazo grueso.

En 1979, la firma norteamericana Gillette puso a la venta el Erase 

Mate o Replay, el primer bolígrafo borrable.

Gérard Pavard, educador técnico de Morbihan, creó un bolígrafo 

que escribe en relieve, con tinta termo-hinchable, que registró 
en septiembre de 1985, por el que obtuvo el premio en París, 
en el concurso Lépine 1989. Dicho bolígrafo permite el dibujo
y la escritura de invidentes.






Bolígrafo                                                     
Bolígrafo con punta de bola rotatoria
Laszlo Josef Biro, Buenos Aires, Argentina
Presentada el 10 de junio de 1943 y publicada como GB 564172
El origen del bolígrafo se remonta a John Loud de Massachusetts, con su patente US 392046 de 1888, e incluye la propia de Biro (GB 498997), aunque éste es el primer bolígrafo práctico. Laszlo I3iro, un periodista húngaro, durante una visita a la impren­ta de un periódico en 1938 advirtió que la tinta que se utilizaba allí se secaba rápido y no se corría; era más espesa que la utilizada en las plumas, que se secaba con facili­dad y no fluía por la punta. Comenzó a trabajar sobre una forma de usar esa tinta en estilográficas. En 1940 emigró a Argentina con su hermano, Jorge.
La idea de las estilográficas con punta de bola rotatoria era conocida, pero todavía no babia sido posible crear una alimentación de tinta adecuada. Tras años de experimeritación crearon una estilográfica con una bola que cuando está en uso rota y que cuando se presiona (como por ejemplo al escribir) utiliza el suministro de tinta de una constricción capilar que fluye por unas ranuras que hay en la propia bola. Este diseño significaba que no gotearía y que tampoco serían necesarios los recambios frecuentes.

Al poco tiempo de solicitar las patentes, un oficial del gobierno británico, Henry Martin, visitó Buenos Aires. Había oído hablar del bolígrafo y adquirió los derechos británicos de licencia. Las tripulaciones aéreas los podrían utilizar porque tales bolígrafos no gotearían a grandes altitudes, como ocurría con las plumas. La fabricación comenzó en un hangar abandonado cerca de Reading en 1944.
Mientras, la Eterpen Company comenzó la fabricación en Argentina. Se vendían por el equivalente a 27 libras esterlinas. En junio de 1945 Milton Reynolds, un empre­sario de Chicago, se encontraba en Buenos Aires. Se fijó en el producto en una tienda y compró algunos ejemplares. Contrató a William Huenergardt para que fabricara una imitación, el Reynolds’ Rocket (el cohete de Reynolds). Solicitaron la patente en sep­tiembre de 1945 pero la abandonaron y solicitaron la mejorada US 2462453 tres meses más tarde. Este bolígrafo funcionaba de manera algo distinta. El producto fue lanzado en octubre de 1945 por 12,50 dólares yen un solo día se vendieron 10.000 ejemplares.

Biro lanzó su producto a través de Eversharp, pero no tenía patentes norteameri­canas; aunque presentó la US 2390636 en 1943 y la US 2400679, posiblemente fueran primitivas. Las demandas judiciales no dieron resultado y ambos productos salieron a la venta. Sin embargo, ambos tuvieron problemas (sobre todo el producto de Reynolds) como la tinta, que saltaba. Ya que ambos ofrecieron cambiar los productos defectuosos por otros, pronto las pérdidas aumentaron. En 1951 la empresa de Reynolds cerró, mientras Eversharp resistió algunos años más. En 1953 el barón Bic introdujo el bolígrafo «desechable» en Europa, mientras que el bolígrafo Jotter de Parker apareció en Norteamérica en 1954. Se vendieron rápidamente varios millones.

Fuente: Inventos de Un Siglo Que Cambiaron el Mundo Stephen Van Dulken
http://www.portalplanetasedna.com.ar/Botones_inventos01/lopez5.html


siustedlopide.blogspot.com





Bolígrafos


En Argentina piden “…pasáme la birome” cuando quieren un bolígrafo. Es uno de los pocos paises en los que uno de los objetos de uso más común, en nombrado casi con el nombre de su inventor. En efecto, Laszlo Biró es quien inventó este imprescindible y difundido artefacto, que muchas veces hoy, suple a la pluma fuente (o estilográfica). La “birome” como se llama al bolígrafo (cualquier bolígrafo) está ahora repartida en todo el mundo. En Inglaterra según dicen,  suelen llamar Biró al bolígrafo.

Fue un emigrante el que la inventó en la lejana América del Sur. Laszlo Biró nacido en Budapest en 1899, estudió medicina, pero no se graduó. Trabajó en hipnosis, fue empleado encargado de asuntos aduaneros de una empresa y periodista entre otros trabajos. Finalmente, en 1939  por seguridad y la de su familia, viaja primero a París y de allí a la Argentina.
Su encuentro con la realidad sucede cuando como editor, se encuentra que la pluma fuente y otros instrumentos de escritura, no le sirven bien quien tiene que tomar notas rápidamente.
Es cierto que para llegar al bolígrafo, mucha tinta tuvo que correr, pero este húngaro, afincado en Argentina, es el verdadero cerebro del sin duda hoy más popular instrumento manual de escritura.
Quién no tiene un bolígrafo? Común y mordisqueado a veces, elegante y de marca otras, sirve esencialmente para una cosa: escribir. Pero el hombre, como de costumbre, suele darle muchos usos, como a todo. Desde sujetador de puertas hasta marcador en caso de apuro. Estoy seguro que su inventor ni se imaginó que el dichoso aparatito serviría tanto, para cosas que no tienen necesariamente que ver con escribir.
En Argentina se celebra el día de los inventores, el mismo de su nacimiento, el 29 de Setiembre.
Quién iba a decir que algo tan útil y común actualmente, requirió de la inventiva de mucha gente, hasta que uno, resumiendo, investigando y adaptando, lejos de su patria original, produjo lo que casi todos hoy, si no tenemos uno a mano, pedimos prestado: “¿Tienes un bolígrafo que me prestes?…

Texto y foto:

manologo.wordpress.com









No hay comentarios:

Publicar un comentario