La lapicera

La lapicera
Estilográfica

Páginas vistas en total

sábado, 10 de septiembre de 2011

Pandas rojos: ¿Mapaches en el Himalaya?

panda_rojo2.jpg

Pandas rojos: ¿Mapaches en el Himalaya?
Si visitamos el Himalaya Oriental y el suroeste chino probablemente nos topemos con una criatura que nos sorprenderá: el panda rojo.

No dejemos que su forma gatuna nos confunda, este mamífero arbóreo no es un felino. Tampoco es un mapache o un oso, aunque su cara así lo aparente.
Su especie es única y pertenece al  Ailurus.

Tamaño

El panda rojo tiene un hermoso pelaje de  marrón rojizo y una cola bien larga y tupida. Mide de 56 a 62 cm y pesa entre 8 y 14 libras.


Las dimensiones de la cola pueden alcanzar los 47 cm de longitud y las usan para lograr el equilibrio corporal. Como sus patas delanteras son más cortas que las traseras, cuando camina adopta un estilo de pato.

Las franjas blancas que atraviesan algunas partes de su  en combinación con el rojo que predomina, causan que este animalito se confunda con los líquenes blanquirojizos de los bosques en que habita.
Omnívoro


Sus hábitos alimenticios se basan fundamentalmente en el bambú, bayas y flores del entorno, pero es un animal omnívoro, que puede comer aves, huevos, insectos e incluso mamíferos menores.  


A semejanza de los pandas gigantes, con los que no está emparentado, tiene una prolongación en la muñeca que le permite agarrar los tallos de bambú. Sus dientes son duros y su mandíbula muy fuerte. Con estas características puede mascar todo aquello que consumen.


panda_rojo3.jpg


Reproducción

La gestación de los pandas rojos se produce en 134 días para dar a luz camadas de entre 1 y 4 crías, las que permanecen durante tres meses en el nido hasta que llega la próxima etapa de apareamiento.
Al año de vida los pandas rojos alcanzan la adultez. Por lo general, son animales que viven en solitario.

Extinción

Este singular mamífero asiático es considerado un animal vulnerable a la desaparición debido a que su número, ya escaso (menos de 10000 individuos aproximadamente), y continúan reduciéndose considerablemente.
Existen leyes que los protegen; sin embargo, la pérdida de los hábitat, la cacería furtiva y la pobreza causada por los cruzamientos endogámicos amenazan con gravedad el futuro de este animal tan interesante.


Imagen de Ruth Lelyen
PUBLICADO POR:

Ruth Lelyen





1 comentario: