La lapicera

La lapicera
Estilográfica

Páginas vistas en total

martes, 18 de octubre de 2011

Hieronimus Bosch/ El Bosco


El jardín de las Delicias -1500-1505- Ciudad de la Pintura -
http://pintura.aut.org/


by Ecos de la  Distancia 
Filed  under: ECOS DE CONOCIMIENTOECOS INMORTALESARTE 

HYERONIMUS BOSCH, EL BOSCO


17 octubre, 2011




Aquí dejo otra entrada sobre los misterios del arte, que he leído. Una curiosidad es que Felipe II, cuando ya estaba tan enfermo que no podía moverse de su cama hasta el punto que en su habitación de El Escorial tenía una ventana que daba directamente a la capilla donde se celebraba la misa todos los días, ordenó que localizaran “El Jardín de las Delicias”  y lo mandó colocar frente a su cama para mirarlo a todas horas. No creo que fuera por su belleza estética precisamente aunque hay que decir que desde el punto de vista artístico es bastante bello.

BELÉN JIMÉNEZ

Las obras de El Bosco suelen mostrar diversas escenas sin congruencia entre si, mostrando un gran desdén por las reglas de la naturaleza y la geografía. Los personajes son diablos, lechuzas, monos, peces antropomorfos y animales fantásticos, entremezclados con doncellas desnudas, obispos, músicos, mendigos, monjas, lisiados, niños, ancianos y figuras que comparten lo humano con lo zoológico e incluso lo vegetal. Las escenas muestran motivos satíricos de erotismo y violencia junto a alusiones a los pecados capitales, las ignominias y las miserias del mundo terrenal.

Los cuadros de El Bosco ocultan un intencionado mensaje para iniciados. Su temática es una denuncia burlesca de los abusos de la Iglesia y la aristocracia, la tosquedad de la plebe, los vicios de todos y en general la decadencia de los valores espirituales y éticos. Pero hay una segunda interpretación que alude a conceptos esotéricos más transcendentes.
El Bosco pintó al óleo el tríptico de “El Jardín de las Delicias” iniciado en el s XVI, posiblemente en el 1504, el panel del centro es una pintura de 220×125 cm, los laterales son de igual altura pero de 97 cm de ancho. El panel de la izquierda representa el Cielo y el de la derecha el Infierno.
El cuadro central despliega una serie de escenas excéntricas protagonizadas por personajes desnudos y, aunque rozan lo obsceno, no demuestran sensualidad sino una intencionada axesualidad, como si el artista quisiera desnudar la miseria física y espiritual de los pecados carnales

El cuadro presenta tres sectores horizontales separados entre si por arbustos. En el tercio inferior, las figuras aparecen más cercanas al espectador y se dedican juegos eróticos diversos, incluyendo la zoofilia, el cunnilingus o la sevicia entre peces muertos y objetos estrambóticos de oscuro simbolismo.
Más arriba se ve la orilla de un lago sobre el que surgen varios pájaros enormes, sigue una serie de escenas de carácter onírico, en las que nuevos personajes desnudos continúan los actos impúdicos.
La parte central es un prado de hierba con un estanque en el medio donde se bañan varias jóvenes desnudas, a su alrededor gira una cabalgata de jinetes desnudos que montan toda suerte de cuadrúpedos. A cada lado nuevas escenas en las que grupos de nudistas interactúan con seres u objetos fantásticos.

Los estudiantes han encontrado más de 50 temas principales en “El Jardín de las Delicias” además de los personajes sueltos que hay.
El cuadro es un gran fresco del mundo que, siendo fantástico, es  no obstante terreno. La idea de que el creador no fue Dios sino Satanás fue la base de la cosmogonía de ciertas corrientes gnósticas, especialmente del catarismo medieval
Los cátaros habían sido proscritos en 1207 y eliminados poco después mediante una cruel cruzada de exterminio. No obstante, su culto permaneció de forma subterránea en otras regiones, como en la Lombardía, el Véneto y los Balcanes. Se cree que El Bosco era una suerte de cátaro oculto 300 años después, a comienzos del s. XVI. Intentaremos dedicar una entrada de Ecos a los Cátaros.
Los cuadros de El Bosco son alegorías del mundo que nos rodea, un mundo pervertido que sólo puede ser una invención satánica.
El Jardín de las Delicias” es la prueba de que El Bosco seguía las corrientes del catarismo. Esta interpretación comienza por los laterales del tríptico: en el panel de la izquierda se presenta un Paraíso sospechoso, donde el Jesús que sostiene la mano de Eva puede ser tanto el salvador que la redime de su pecado como el Demonio disfrazado que la impulsa a cometerlo. En la fuente se esconde una lechuza, ave asociada a lo satánico tanto en la brujería medieval como en el arte flamenco.
Tampoco el infierno representado en la derecha es un infierno cristiano, se trata en realidad dela Tierra después de la desaparición del catarismo.
La presencia de una serie de claves y mensajes gnósticos es evidente en su obra, no sólo en “El Jardín de las Delicias” sino también en otras obras como “El Carro de Heno”, un tríptico cuyo panel central presenta un inmenso carro sobrecargado de heno y tirado por seres monstruosos. Sobre el heno se desarrolla una escena aparentemente idílica, en la que un albo tañedor de laúd sigue la partitura que sostiene en sus manos una mujer de actitud serena. Un tercer personaje asoma entre ellos para guiar con el dedo la lectura, y el trío está flanqueado por un ángel en éxtasis y un demonio que toca la cornamusa, símbolo fálico en la imaginería medieval. Detrás se ve un gran arbusto entre cuyo follaje asoma una pareja abrazándose y más atrás un hombre que los espía, sobre una rama una lechuza.
En el tercio superior aparecen cinco grandes moles que podrían ser fortalezas o castillos hechos por un arquitecto enloquecido. De la base de las dos construcciones centrales brotan dos arroyos que desembocan en un río sobre el que flota una especie de esfera gigante metálica decorada con una columna. En estas formas hay seres diminutos y desnudos.

Los estudiantes han encontrado más de 50 temas principales en “El Jardín de las Delicias” además de los personajes sueltos que hay.
El cuadro es un gran fresco del mundo que, siendo fantástico, es  no obstante terreno. La idea de que el creador no fue Dios sino Satanás fue la base de la cosmogonía de ciertas corrientes gnósticas, especialmente del catarismo medieval
Los cátaros habían sido proscritos en 1207 y eliminados poco después mediante una cruel cruzada de exterminio. No obstante, su culto permaneció de forma subterránea en otras regiones, como en la Lombardía, el Véneto y los Balcanes. Se cree que El Bosco era una suerte de cátaro oculto 300 años después, a comienzos del s. XVI. Intentaremos dedicar una entrada de Ecos a los Cátaros.

El Jardín de las Delicias” es la prueba de que El Bosco seguía las corrientes del catarismo. Esta interpretación comienza por los laterales del tríptico: en el panel de la izquierda se presenta un Paraíso sospechoso, donde el Jesús que sostiene la mano de Eva puede ser tanto el salvador que la redime de su pecado como el Demonio disfrazado que la impulsa a cometerlo. En la fuente se esconde una lechuza, ave asociada a lo satánico tanto en la brujería medieval como en el arte flamenco.
Tampoco el infierno representado en la derecha es un infierno cristiano, se trata en realidad de la Tierra después de la desaparición del catarismo.

La presencia de una serie de claves y mensajes gnósticos es evidente en su obra, no sólo en “El Jardín de las Delicias” sino también en otras obras como “El Carro de Heno”, un tríptico cuyo panel central presenta un inmenso carro sobrecargado de heno y tirado por seres monstruosos. Sobre el heno se desarrolla una escena aparentemente idílica, en la que un albo tañedor de laúd sigue la partitura que sostiene en sus manos una mujer de actitud serena. Un tercer personaje asoma entre ellos para guiar con el dedo la lectura, y el trío está flanqueado por un ángel en éxtasis y un demonio que toca la cornamusa, símbolo fálico en la imaginería medieval. Detrás se ve un gran arbusto entre cuyo follaje asoma una pareja abrazándose y más atrás un hombre que los espía, sobre una rama una lechuza.
http://ecosdeladistancia.wordpress.com/2011/10/17/hyeronimus-bosh-el-bosco/

El Carro de Heno -1500-1502-


Texto http://ecosdeladistancia.wordpress.com/2011/10/17/hyeronimus-bosh-el-bosco/.  

“A ti, fingida realidad del sueño.
A ti, materia plástica palpable.
A ti, mano, pintor de la Pintura”

Rafael Alberti


El Bosco

El diablo hocicudo
ojipelambrudo,
cornicapricudo,
perniculimbrudo
y rabudo,
zorrea,
pajarea,
mosquiconejea,
humea,
ventea
peditrompetea
por un embudo.

Amar y danzar,
beber y saltar,
cantar y reir,
oler y tocar
comer, fornicar
dormir y dormir,
llorar y llorar.
Fuente: http://www.blogseitb.com/arte/2011/10/02/poema-de-rafael-alberti-a-el-bosco/
Poema: e Imagenhttp://bibliosenda.blogspot.com/2011/05/alberti-pinta-con-palabras-el-jardin-de.html

Detrás del cargamento de heno hay un cortejo encabezado por el Papa, el Emperador y el rey con un variado cortejo, como si los poderosos siguieran el destino del carro arrastrado por los monstruos hacía el infierno. Por debajo, grupos de mujeres, hombres y frailes luchan para coger el heno con distintas herramientas, incluso puede verse a un hombre degollando a otro en el suelo. En la parte inferior se ve a un buhonero con dos niñas posiblemente secuestradas, una escena con mujeres y tres niños, un sacamuelas con todos sus artilugios hurgando en la boca de una mujer y tres monjas cargadas con sacos de heno robado junto con un fraile gordo que bebe vino, una de las monjas está robando el saco de heno a un extraño personaje vestido de verde que toca la gaita. Sobre todo el conjunto y como bendiciendo la escena, Jesús con el taparrabos de la crucifixión y el manto rojo de redentor. El Bosco pinta así a un Jesús pequeño y distante, de gesto inseguro, cara infantil y sexo indefinible.
Os animo a que busquéis alguno foto ampliada de estos cuadros y los analicéis vosotros mismos, mucho mejor si tenéis la posibilidad de ir a verlos en persona al Museo del Prado.



El Prestidigitador -1502 -Óleo sobre Tabla-
http://pintura.aut.org/



Extracción de la piedra de la locura -1475-1480 - Museo del Prado -Madrid-                                                                                                               
http://pintura.aut.org/SearchProducto?Produnum=7204



La nave de los locos -1490-1500 -Museo del Louvre -París
http://pintura.aut.org/SearchProducto?Produnum=7418



No hay comentarios:

Publicar un comentario