La lapicera

La lapicera
Estilográfica

Páginas vistas en total

jueves, 8 de marzo de 2012

Las hadas de Cottingley














 Elsie Wrigth junto a su prima Frances Griffith, niñas que vivían en Cottingley un pueblecito de Brandford (Yorkshire) dijeron que  un día de julio de 1918,  habían conseguido fotografiar unas hadas en su jardín. Al principio encontraron cierta desconfianza en la sociedad inglesa, pero el apoyo incondicional de Sir Arthur Conan Doyle, que además de escritor, era espírita -corriente muy en boga en esa época-
confirmando su veracidad, dio crédito  a esta historia durante muchos años. 
Elsie la mayor de las niñas contaba en ese momento con 16 años, su prima Frances sólo 10. Una tarde de verano, pidieron al padre de Elsie les prestara una cámara para hacer una fotografías en el arroyo del fondo del jardín de su casa. Es así que el padre les facilita una cámara Midg de placas. Poco después al intentar  revelarlas vio que tenían unas manchas blancas, al preguntar a su hija, ella aseguró que se trataba de unas hadas que estaban en el jardín. El padre se rió de la explicación de Elsie y desestimó las fotos. Al mes siguiente volvieron a hacerse con la cámara, y al querer revelarlas Arthur, dueño de la cámara comprobó que tenían las mismas manchas blancas que en el clisé. Al revelarla vio que en una de ellas se veía claramente  un duende. Convencido de que se trataba de una broma, Arthur les prohibió usar otra vez su cámara. 



Un año después Polly Wright, aficionada al ocultismo asistió a una reunión de la Sociedad Teosófica que ese día 
había organizado un debate sobre la existencia o no de las hadas...Fue durante esa reunión donde Polly comentó las fotos hechas por las niñas el verano anterior.. En un Congreso de Teosofía que se celebró poco después dichas fotografías llegaron a un miembro importante dentro de la Sociedad llamado Edward Gardner, quien finalmente se las facilitó a la prensa.También solicitó nuevos negativos de los originales, ya que no tenían una gran calidad..
 Después se interesó por las fotos el escritor Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes.  Sin embargo y a pesar de su escepticismo publicó un artículo hablando de las hadas, fue entonces cuando el tema fue "vox pópuli"
Oliver Lodge, investigador psíquico que tuvo acceso a las fotos, desconfió de la veracidad de las fotos, por un detalle: los peinados de las supuestas hadas, se parecían demasiado a los peinados que en ese momento eran de última moda en París..


Otros observadores las consideraban auténticas por el movimiento que parecían tener. Conan Doyle, al principio reticente fue a conocer a la familia Wright, después de esa reunión al encontrarse con el matrimonio  ya no tuvo dudas respecto a la autenticidad de las fotografías.


Hubo voces a favor y en contra, pero debido al apoyo del escritor y otra personalidades, la gente no sólo determinó que las fotografías eran verdaderas, sino que las dieron fehacientemente como una prueba tangible de la existencia de las hadas.


En los años 70 la discusión sobre las hadas fotografiadas volvió a surgir... Elsie Wright concedió una entrevista donde confirmaba que las fotos eran auténticas. Sin embargo, en los años 80 un periodista consiguió que las primas dijeran que había sido un montaje, con unas figuras recortables...No todo el mundo lo creyó, hubo quienes pensaron que las niñas, ya ancianas habían sido presionadas...



Todavía hay quien cree en la existencia de las hadas, como parte de un mundo invisible de los llamados elementales. Y realmente podrían pertenecer al reino de lo posible, aunque demostrarlo con seguridad mediante una cámara fotográfica sea ¡¡tarea de duendes!!!





























Fuente y fotos: tejiendoelmundo.wordpress.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario