La lapicera

La lapicera
Estilográfica

Páginas vistas en total

jueves, 5 de enero de 2012

Incienso



















No es extraño hoy en día encender una vara de inciensos en nuestras casas, entrar a una tienda donde este está encendido o ver como se comercializa una gran variedad de ellos ya sea con fines terapéuticos, ceremoniosos o simplemente por el agradable olor que dejan en nuestros hogares. Pero de dónde vienen?, cómo se hacen?, cómo se utilizan?, que significan? o lo que es más preocupante … serán tóxicos? . Son algunas de las interrogantes por las cuales queremos compartir con uds. este artículo.
La historia del incienso es milenaria. Encontramos referencias al incienso en el Antiguo Egipto, en las diferentes culturas de la Antigüedad, tanto en el Lejano Oriente, como en la India, en el Medio Oriente y en la América precolombina, en Europa y prácticamente en la mayor parte del mundo. En el pasado, las sociedades china y japonesa usaron el incienso como parte integral de la adoración de deidades hindúes. Además, tiene un uso importante en el budismo, en la Divina Liturgia de la Iglesia Ortodoxa y, en menor grado, en algunas confesiones cristianas, como la Iglesia Católica.
El incienso (del latín incensum, participio de incendere, ‘encender’, ‘quemar’, ‘incendiar’, ‘prender fuego’, iluminar’) es una preparación de resinas aromáticas vegetales, a las que a menudo se añaden aceites esenciales de origen animal o vegetal, de forma que al arder desprenda un humo fragante con fines religiosos, terapéuticos o estéticos. Acerca del nombre del incienso, los hebreos le llamaban lebonah, los griegos libanos, los árabes luban y los romanos olibanum; en todos los idiomas significa lo mismo, esto es: ‘leche’, por el aspecto de la resina al brotar del árbol.


Manufactura
El incienso pertenece al género botánico Boswellia; así, tenemos en China el uso de Boswellia sacra, en Abisinia, Boswellia papirifera, en la India, Boswelia serrata, y en Oriente Medio y África del Norte, Boswelia carterii.
La obtención de la gomorresina del incienso se realiza haciendo una incisión en los troncos de los árboles de la Boswellia, de esta manera la resina fluye, se seca al contacto con el aire y se forman entonces pequeños granos redondeados de una coloración amarilla pálida y opaca, de textura quebradiza y cuyo diámetro no pasa de los 2 cm. Cuando los granos entran en contacto con el fuego se derriten, exhalando así su exquisito aroma.
Las formas más comunes en las que se comercializa son:
  • Espiral: es capaz de arder durante mucho tiempo, desde horas hasta días.
  • Cono: arde relativamente rápido. Los conos que incluyen artemisia se usan en la medicina tradicional china para tratamientos de moxibustión.
  • Varas huecas: esta forma de incienso en vara tiene un centro de bambú. Las variedades de mayor calidad incluyen un centro de sándalo fragante. El centro se cubre de una gruesa capa de incienso que se quema junto con él. Esta presentación se produce frecuentemente en China y la India. Cuando se usa para el culto en la religión tradicional china, las varas huecas de incienso se conocen a veces como «varas joss».
  • Varas macizas: este incienso en vara no tiene un núcleo de apoyo, siendo macizas. Al ser fácilmente divisible en trozos, permite determinar la cantidad concreta de incienso que se desea quemar. Esta es la forma más común de incienso en Japón.
Presentaciones y usos.
El incienso está disponible en numerosas presentaciones y grados de preparación. Sin embargo, generalmente se clasifica en dos tipos, dependiendo del uso: incienso para quema directa y para quema indirecta.
Quema directa
El incienso para quema directa es colocado generalmente en un receptáculo denominado incensario en el cual se prende el incienso y se hace ventilar para propagar su aroma.
También se le llama incienso combustible cuando es prendido y abanicado; la brasa así obtenida se consumirá sin llama hasta quemar todo el incienso, sin necesidad de aplicar más calor. Esta clase de incienso se elabora típicamente con materiales de incienso fragante finamente molidos, que se unen mediante un combustible aglutinante.
Para usar el incienso de quema directa, debe ser prendido y acto seguido apagado, de forma que el incienso continúe brillando y humeando mientras se consume.
Quema indirecta
Incienso granulado antes de la quema para uso doméstico, en templos religiosos y procesiones (modalidad tradicional de Semana Santa cristiana católica).
También llamado incienso no combustible, el uso de este tipo de incienso requiere una fuente externa de calor ya que no produce ascuas cuando se consume. El calor se consigue normalmente mediante carbón vegetal o ceniza caliente. El incienso se quema colocándose directamente sobre los carbones ardientes o sobre una placa de metal caliente en el inciensario.

Beneficios del incienso
Se estima que el incienso crea un estado de calma y relajación en nuestro entorno, que nos acerca a la paz interior, nos ayuda a trascender barreras, abre la mente, trae armonía al hogar, es un amigo en tiempos de soledad, suele ser revitalizador y crea un ambiente limpio y agradable.
Además de lo señalado, a los diferentes tipos de incienso suelen atribuírseles propiedades muy específicas:
Ámbar: se considera anti estresante y relajante mental.
Jazmín: estimulante y unificador de cuerpo y mente.
Pachulí: ideal para la meditación, estabilizador.
Pino: refrescante, despeja la mente, ayuda a la concentración.
Eucalipto: anti estresante, refrescante clarifica y aumenta el optimismo.
Violeta: relaja, unifica y estabiliza anímicamente.
Lavanda: refrescante, relajador, induce la paz.
Jazmín: mejora el apetito sexual.
Francincienso: muchos lo usan para atraer el dinero, meditación.
Rosa: atraer el amor, amarse a uno mismo, recuperar amigos.
Jengibre: ayuda a relajar y calmar ansiedades.
Jengibre Rojo: se recomienda para mejorar la situación.
Cedro: Un toque de limpieza, valentía y purificación.
Sándalo: protección, salud.
Mirra: protección, espiritualidad y sensibilidad.
Gardenia: alivia penas de amores, separaciones.
Coco: protección, purificación, ayuda al éxito.
Sangre del Dragón: protección, aumenta la potencia sexual.
Canela: excita los sentidos, atrae el amor, dinero y éxito

Incienso y cáncer
Algunos estudios recientes llevados a cabo en los templos budistas de Taiwán han relacionado la quema de incienso con el riesgo de contraer cáncer, debido a los elevados niveles de benzopireno (hidrocarburo aromático policíclico) en el humo del incienso. Hay que tener presente que todo es relativo: la cantidad de benzopireno que se puede llegar a concentrar en un hogar donde se quemen algunas varitas o bastoncitos no tiene nada que ver con la que se produce en un templo como el que se describe en el estudio ( templo budista con mucha gente en su interior, muy mala ventilación y donde se están quemando grandes cantidades de incienso que llegan a impedir la visibilidad) por lo que no es posible extrapolar el caso y serían necesarios más estudios para llegar a conclusiones más concretas y adaptadas al uso doméstico.
















www.naturaselection.com

  En lo personal mis aromas favoritos son Nag Champa y Darshan, aromas a mi parecer suaves y muy agradables sobretodo si no están acostumbrados a ellos. Los invito a dejarse seducir por sus aromas y el humo. Pero antes recordemos:
  • Al usar incienso hay que usarlo con la misma precaución con la que se usan las velas. Nunca usar incienso en superficies que pueden quemarse fácilmente como madera o cerca de ropa, alfombras o cortinas.
  • El incienso deja cenizas. Si no lo pones sobre un recipiente que será capas de recibir las cenizas tendrás una superficie sucia. Ten esto en cuenta cuando coloques un recipiente con incienso sobre los muebles.
  • Algunos olores pueden causar alergias. Personas asmáticas no deben respirar directamente el incienso y aunque es agradable todo en exceso es dañino.


Otras acotaciones. El incienso en grano presenta -por lo general- una calidad mayor que varillas u otros preparados.
La sangre de dragón es muy buen elevador psíquico con lo que se recomienda en estados depresivos, alterados y/o en limpiezas psíquicas de espacios cerrados. LC



4 comentarios:

  1. Gracis Liliana por el artículo, el incienso es un aroma que me encanta. Y me ha ayudado a saber más sobre él.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, Jesús por leer La Lapicera. A mí también me encanta el incienso...Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola Liliana, muy bueno tu artículo, pero me ha extrañado que no digas nada sobre la bajada de nuestra energía si encendemos demasiado incienso en varilla.
    Un beso. Maite.

    ResponderEliminar
  4. Querida Maite: El artículo sobre el incienso no es mío, aunque estoy bastante de acuerdo con él.
    Es cierto lo que dices, pero aún esa bajada puede incrementarse con los conos, porque contienen resinas que pueden bajar nuestra energía. Claro que este artículo se refiere al uso espaciado y no el tener continuamente varillas encendidas.
    Te agradezco el comentario: Me has dado una excelente idea para un nuevo artículo, donde se hable de los más adecuados para recargar energía, limpiezas, etc. que siempre tienen que ser en grano!!
    Me gustaría te agregaras a La Lapicera del Face, donde me paseo todos los días, te dejo el link: https://www.facebook.com/groups/188017174575215/ Un abrazo

    ResponderEliminar