La lapicera

La lapicera
Estilográfica

Páginas vistas en total

sábado, 13 de diciembre de 2014

El saber no ocupa lugar



El saber no ocupa lugar

Imagen: Guild of book workers
Libros pequeños, obras maestras que caben en la palma de la mano, libros a veces ilegibles que atraen en muchos casos solo por su aspecto. Las medidas que definen si un libro es una miniatura han variado a través del tiempo y según los diferentes países. En Europa, por ejemplo, un libro se considera en miniatura si no supera los 100 milímetros de altura mientras que en Estados Unidos no puede superar los 75 milímetros.
Los libros en miniatura aparecieron en Europa durante la edad media, normalmente en forma de libros de horas para que fuesen fáciles de llevar y mantener lejos de la vista de curiosos. Históricamente, los libros en miniatura eran muy valiosos, debido a su facilidad de transporte. Se dice que Napoleón Bonaparte construyó su propia biblioteca en miniatura para que le acompañase en sus conquistas por Europa. Puede que las estanterías de su pequeña biblioteca se pareciesen a esta.
Sea como sea los libros en miniatura no pasan desapercibidos, el trabajo artesanal que hay detrás de cada libro en miniatura, la fascinación que provoca ver como una gran obra se ha podido encajar en tan poco tamaño. Simplemente sin que importe el contenido solo por ver sus portadas, ilustraciones, inscripciones ya vale la pena.
Los libros en miniatura despiertan pasiones, hasta el punto de que hay gente que los colecciona, como el caso de Neale Albert, de 75 años, coleccionista de libros en miniatura que cuenta en su haber con alrededor de 4.000 ejemplares. Además también existen asociaciones como la “Miniature Book Society”, asociación norteamericana nacida en el 1983 que reúne a editores, coleccionistas y aficionados a los libros en miniatura de todo el mundo.
Libro en miniatura dedicado a Leonardo da Vinci y el famoso hombre de Vitruvio (Imagen: Etsy.com)

A continuación podéis ver algunos de los libros en miniatura más curiosos
El libro más pequeño del mundo, de 0,75 milímetros, publicado el pasado 2013 por una editorial japonesa. Se titula “Flores de las cuatro estaciones” y reúne una serie de ilustraciones sobre las distintas especies de flora de la zona. En sus páginas aún queda espacio para escribir el nombre de cada una de ellas en los distintos alfabetos japoneses.




Quizá sea esta la Biblia más pequeña del mundo. Mide 4 milímteros y fue publicada por la editorial japonesa Toppan para la Feria mundial del libro de Nueva York de 1965. Aquí podéis ver como la presentaron para su venta entonces.
Imagen cortesía de la Biblioteca Real Holandesa (La Haya)



Libros en miniatura encuadernados en 1757 por el maestro holandés Suenonius Mandelgreen, y presentados en una estantería a medida en el interior de un “libro” antiguo.








Fuente:  http://www.iberlibro.com/blog/index.php/2014/12/09/el-saber-no-ocupa-lugar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario