La lapicera

La lapicera
Estilográfica

Páginas vistas en total

sábado, 11 de mayo de 2013

Laberintos

 





 
Desde la mitología griega y el minotauro hasta los célebres versos de Jorge Luis Borges, los hombres se han sentido cautivados inexplicablemente por los misterios de los laberintos.
Quizás por que adentrarse en su interior es aceptar un desafío, que pone a prueba al temple del espíritu humano y su inteligencia racional. Dentro de estos asombrosos y fascinantes senderos, nos encontramos con el Laberinto francés de Reignac sur Indre en la antigua provincia francesa de Touraine. Siendo el laberinto vegetal más grande del Mundo.
 
 




















 
Este no es un jardín para relajarse, distraerse y pasar un momento recreativo, sino por el contrario para luchar en su contra y poder hallar el desafío que se encuentra en su salida dentro de sus 4 hectáreas (10 acres) de extensión que lo conforman. Este laberinto formado de maizales y girasoles cambia de forma todos los años, representando un nuevo desafío que visitan cerca de 100 mil personas anualmente.
En una de las imágenes a continuación podrán visualizar la forma que ha tomado hace unos años en homenaje al planeta Saturno.
















http://100curiosidadesdelmundo.blogspot.com.ar/2013/05/el-l
aberinto-vegetal-mas-grande-del.html?utm_source=feedburner&utm_med



 
 
Introducción
 
No es de extrañar que la catedral de Chartres haya llamado tanto la atención a lo largo de su historia. Como un depósito de reliquias sagradas, la catedral ha atraído a peregrinos durante más de 1000 años, casi de la misma forma que ha atraído el folclore popular, así como información incorrecta. Por ejemplo, la historia de que la catedral está construida sobre un antiguo templo druida, erigido en honor de la ” Virgo Paritura ” (La Virgen que concebirá) no se basa en ninguna evidencia histórica o arqueológica. Como Monseñor Michon ha demostrado, esta historia fue creada en el siglo XVI y fue popularizada en el siglo XVII por Sebastián Rouillard. Recientes excavaciones arqueológicas han demostrado que la catedral se superpone a la alineación y los cimientos de anteriores edificios romanos. Sin embargo, el tema que nos ocupa – El laberinto del pavimento situado en la nave de la catedral- siempre ha sido una parte muy particular de la catedral de Chartres. No es sorprendente que la información publicada acerca de este laberinto esté llena de confusión, suposiciones y fantasías; probablemente más que sobre cualquier otro laberinto

¿Cuándo se puede recorrer el laberinto de Chartres?                                              
 
La catedral de Chartres es un edificio de trabajo y un lugar de culto. Normalmente, la nave de la catedral está llena de sillas y una gran parte del laberinto queda tapado por ellas. Sin embargo, es tradición desde hace tiempo en la catedral de quitar las sillas y descubrir el laberinto, para que pueda ser recorrido, en el día de San Juan, el 21 de Junio. En los últimos años las autoridades de la catedral también han promovido un programa para descubrir el laberinto de forma regular todos los viernes durante los meses de verano -por lo general desde Semana Santa hasta Septiembre. Aun así, este programa está siempre sujeto a cambios y servicios especiales, como funerales y eventos dentro de la catedral, que pueden provocar que el laberinto quede cubierto. Resumiendo, el mejor consejo es ir un viernes durante el verano, y si es posible, intentar llegar temprano, antes de que las multitudes en los autobuses turísticos lleguen, o de otra manera por la tarde cuando se marchan y la catedral está un poco más vacía, pero hay que tener en cuenta que encontrar el laberinto descubierto nunca está garantizado.
 
¿Cuándo fue construido el laberinto de la Catedral de Chartres? 
 
En realidad nadie sabe cuándo fue construido el laberinto, porque ningún documento de esa época contiene esa información, aunque varios autores han publicado las fechas de 1200, 1220 y 1235, incluso tan tarde como 1240, todos los dan como si se tratara de fechas comprobables de la instalación. El trabajo de investigación arquitectónica de John James (James, 1990) sugiere que el laberinto tuvo que ser construido a principios de la primera década del siglo XIII (1201-1205 son fechas comúnmente citadas), ya que su posición es parte integral del diseño geométrico de la catedral. Craig Wright (Wright, 2001) sitúa su construcción en torno a 1215-1221, cuando la construcción de la nave estaba prácticamente completa y los albañiles iban terminando otras partes de la catedral. Seguramente los albañiles no invirtieron demasiado tiempo y recursos en la instalación del laberinto, mientras todavía existiese la posibilidad de daños por caída de la mampostería de los trabajos en el techo justo por encima. Además, hasta que los andamios alrededor de los pilares de la nave se retiraran, habría sido muy difícil instalar el laberinto ya que los circuitos exteriores pasan muy cerca de la base de las columnas a ambos lados de la nave.
 
Hubo anteriormente un laberinto en la Catedral?
 
 Las especulaciones de que el laberinto actual sustituyó a un laberinto previo es totalmente infundada. Los laberintos con diseños “medievales” en el suelo usados como decoración aparecieron por primera vez en las iglesias y catedrales de Italia durante el siglo XII y parece que la idea no se extendió hacia el norte de Francia hasta la última década de ese siglo como muy pronto. El antiguo laberinto de la catedral de Sens puede fecharse en 1190, pero el laberinto de Chartres fue sin duda uno de los primeros, y fue claramente influyente en la posterior popularidad de los laberintos en la Francia del siglo XIII y en otras partes de Europa central y septentrional.
 
  
 
¿Que había en el centro del laberinto?
 
Todo lo que queda de la placa de bronce o cobre que antiguamente decoraba el centro del laberinto de la Catedral de Chartres son los talones desgastados de los remaches que siguen en su lugar. Si bien sabemos, a partir de una descripción de la placa de alrededor de 1640 (Chaliline, 1918), que llevaba una representación del combate entre Teseo y el Minotauro. Sin embargo, no disponemos de un plano o esquema de la disposición de su diseño. Seguramente habría sido similar a las representaciones de esta escena encontradas en manuscritos de esa época decorados con laberintos, o en el centro de los laberintos de las catedrales italianas del siglo XII. La placa fue eliminada en 1792, supuestamente para ser fundida y reutilizada en la fabricación de los cañones para el ejército de la recién fundada República Francesa
 
 ¿Hubo algo enterrado debajo del centro del laberinto?
 
Esta es una pieza del folclore en circulación desde mediados del siglo XIX. En 1849 se llevó a cabo una excavación en el centro del laberinto para determinar si un monumento a los constructores de la catedral había sido enterrado en este lugar – una de las teorías en circulación en ese momento. A pesar de excavar a cinco metros de profundidad, no se encontró nada de importancia y las piedras centrales fueron reemplazadas (Wright, 2001). ..
 
 ¿Cuál era el nombre original del laberinto?
 
 La falta de documentos de la época de la construcción y sobre el uso original del laberinto de Chartres significa que, sencillamente, no lo sabemos. Sin embargo, estableciendo paralelismos con otros laberintos mejor documentados de las catedrales francesas y manuscritos de la época, sería razonable suponer que era conocido en el momento de su construcción como el “Daedali Domus” (Casa de Dédalo), un título popular para equiparar la complejidad de estos laberintos de las catedrales – las “Domus Dei” – con la obra de Dédalo, el arquitecto de la antigüedad y diseñador del laberinto “original”. A mediados del s. XVI es otra vez descrito como un “Dédalo”, y durante el siglo XVIII era conocido popularmente como “la Lieue” – posiblemente en referencia a la unidad de medida Gala de una liga, de 1500 pasos, una estimación muy aproximada a la del número de pasos necesarios para atravesar el laberinto. A finales del siglo XVIII y principios del XIX, los escritos de los anticuarios habían popularizado la denominación de los laberintos de la catedral, incluyendo el ejemplo de Chartres, como “chemin de Jerusalén” (camino a Jerusalén), un término que bien puede remontarse hasta el s. XVII, pero no está documentado antes de este tiempo (Wright, 2001).
 
¿Hubo una inscripción en el recorrido?
 
 Otro malentendido, que ha aparecido en varias ocasiones, se refiere a la afirmación de que las palabras del Salmo 51,” Miserere mei, Deus”, fueron grabadas en las piedras que forman el camino del laberinto de Chartres. Esta vieja historia sigue apareciendo de vez en cuando, a pesar de que Jean Villette descartó esta idea como nada más que una mala interpretación de un antiguo grabado de las palabras del salmo superpuestas sobre un plano del laberinto, elaborado a mediados del s. XVII, pero no publicado hasta 1918. Como acertadamente señala Villette, si alguna vez las palabras hubieran sido grabadas en las losas de piedra, algún rastro de su presencia habría permanecido, aun pese al desgaste de las piedras (Villette, 1984).
 
 ¿De qué tamaño y forma es el laberinto?
 
 
 
Mucho se ha escrito sobre el tamaño exacto y las medidas del laberinto de Chartres. Hermann Kern (Kern, 1982), por ejemplo, afirmó categóricamente que el laberinto es elíptico en vez de circular, 12,60 x 12,30 metros. Él basó su declaración en los comentarios de Maurice Guinguand, que había tomado sus medidas supuestamente de la fotografía tomada desde arriba y repetidamente publicada en muchos libros. Sin embargo, esta fotografía, tomada a través de un pequeño agujero en el techo de la nave, donde las costillas de las bóvedas se cruzan, no es directamente sobre el centro, sino ligeramente inclinada hacia la entrada del laberinto. Como consecuencia de ello, en cualquiera de estas fotografías, el laberinto siempre tendrá un aspecto ligeramente elíptico. El tamaño exacto del laberinto ha sido objeto de algún desacuerdo. W.H. Matthews dijo a unos 12,2 metros, Nigel Pennick y Artress Lauren dicen que mide aproximadamente 12,8 metros y Emanuel Wallet lo deja en 13 metros.
 
 
 
 
En realidad, el laberinto mide 12.887 x 12.903 metros – un promedio de 12.895 metros - con el eje mayor cruzando la línea de entrada hasta la parte superior del laberinto. Esta ligera discrepancia respecto a un verdadero círculo, aunque sea sólo un error de 0,0465%, podría servir para apoyar las afirmaciones de que el laberinto es ligeramente elíptico, pero cuesta creer que los arquitectos originales crearon esta ligera oblicuidad de 1,6 cm a propósito. Parece más probable que sea el resultado de 800 años de compresión gradual de el suelo por el peso de los pilares del pasillo que recubren la nave, a uno y otro lado del laberinto, haciendo que las piedras individuales entrelazadas que forman el pavimento se deslicen ligeramente hacia adentro, a través del ancho del laberinto. Las juntas de mortero entre las piedras podrían fácilmente absorber este movimiento sin causar daños a cualquiera de las piedras.
 
¿Cuál es la longitud del recorrido?
 
Asimismo, se dice de la longitud del camino desde la entrada al centro que es de entre 137 metros (Matthews, 59) y 294 metros ( Kern). Esto es claramente una considerable diferencia, lo que debería sugerir prudencia en la creencia de cualquiera de estas cifras, por muy fiable que la fuente pueda parecer. Hay varios libros que dan la longitud del camino como 203 metros (666 pies), una cifra que seguramente es demasiado buena para ser verdad. Lo que hay que tener en cuenta es que, casi con toda seguridad, ninguno de los autores que dan estas medidas se ha tomado la molestia de coger una cinta y medir el camino personalmente. En el mejor de los casos, estos números son estimaciones basadas en diámetros aproximados, en el peor, sólo conjeturas. John James, quien personalmente ha medido la mayor parte de la catedral de Chartres, da al laberinto una longitud de 261,5 metros, lo que parece muy plausible, aunque no se especifica exactamente dónde comienza y termina de medir. Basándonos en mediciones reales y un modelo matemático del laberinto, la longitud del camino desde la entrada hasta el centro del laberinto es de alrededor de 262,4 metros.
 
 
 
¿Cuál es el ancho del camino?
 
 También existe confusión en torno a la anchura de los caminos del laberinto. Algunos dicen que los caminos son de 40 cm. de ancho, pero de hecho tienen un promedio de 34 cm con 7,5 cm de muro separando cada camino. Sin embargo, hay una variación en el ancho de las piedras del camino individuales y la junta de mortero entre ellas también varía considerablemente, ocupando gran parte de la diferencia entre cada piedra.
¿Cuántas piedras forman el camino?
 
 El número de piedras que forman el camino del laberinto proporciona un rompecabezas numérico final. A menudo citado como 270 o 272, muchos consideran esto como un símbolo de la cantidad de días de la gestación humana. Igualmente, el número exacto de piedras es difícil de determinar. Varias de las piedras originales se han roto desde que fueron colocadas originariamente en su lugar y ahora parecen dos piedras en vez de una. Aquellas con grietas irregulares son fáciles de detectar, pero otras con cortes limpios son más difíciles. También hay un unos pocos bloques que parecen sospechosamente “parches” insertados para reemplazar las partes dañadas del recorrido. Dependiendo de cómo se cuente, es posible llegar a un número que oscilará entre 268 y 274. De cualquier manera, el uso de la palabra “exactamente” en la discusión de este, o prácticamente cualquier otro aspecto del laberinto de Chartres, debe ser tratado con precaución, pues los laberintos tienden a no cumplir con exactitudes.
 
 ¿Cuál fue el propósito de las lunaciones
 
 
 
 
Sin lugar a dudas, una de las características más notables del laberinto de Chartres es el halo de la ornamentación que rodea el circuito exterior del laberinto. Consta de 112 “cúspides”, encerrado dentro de 113 “láminas”. El círculo completo tendría 114 de cada, pero se omiten dos cúspides y una lámina para permitir la entrada al laberinto. Diversamente descritas por diferentes autores como vasos, puntas, clavos, conchas, o dientes, la mayoría de los libros recientes sobre el tema se refieren a este sistema único como el de “lunaciones.” Este término sugiere un significado simbólico antiguo , pero ¿cuál es el origen de esta terminología? Inicialmente usado por Keith Critchlow, casi sin darse cuenta, tan recientemente como a principios de 1970 (Critchlow, Carroll y Lee, 1973). Hablando de las 112 cúspides de todo el halo, dice: “Cuando uno divide 112 entre 4 (las divisiones principales de los caminos del laberinto), encontramos que nos da 28. Los días de un mes lunar”.
 
 Más tarde sigue hablando, en la misma frase, sobre las “lunaciones” y la “cúspide” y aunque él está hablando de los meses lunares, y no del patrón como tal, la conexión ya está hecha y esta nomenclatura ha sido utilizada desde entonces, especialmente desde que fue popularizada por Artress Lauren en su libro de 1995 “Recorriendo un camino sagrado”. En ese libro, Artress dice: “Algunos creen que el laberinto sirvió como un calendario. Se ofrece un método para el seguimiento de los ciclos lunares de 28 días. Con el uso de este, la Iglesia podría determinar la fecha de la fiesta lunar de la Pascua”. Muchos han aceptado esta declaración calificada sin indagar cómo exactamente esta calculadora lunar podría funcionar en la práctica, y lo que comenzó como simple especulación, pronto se convirtió en un hecho aceptado en muchos círculos


.
 
El mayor problema con esta teoría es que en realidad hay 29,5306 días en un mes promedio sinódico lunar (el tiempo entre las lunas nuevas consecutivas), no 28, y los eruditos y clérigos medievales eran muy conscientes de este número difícil. Ellos crearon complejos sistemas de calendario lunar, con meses alternos de 29 y 30 días, meses adicionales intercalados y días bisiestos, con el fin de realizar un seguimiento de este ciclo para mantener el ciclo lunar teórico en acorde con el calendario solar y los principios establecidos por Dionisio el Exiguo al inicio del siglo VI (Richards, 1998). Estas tablas fueron construidas para determinar de antemano la fecha de la primera luna llena que ocurre durante o después del equinoccio de primavera de un año dado, y por lo tanto calcular la fecha de la Pascua, la fiesta principal de la Iglesia Cristiana. Estas fechas fueron compiladas con asiduidad, copiadas y distribuidas por académicos cristianos, escribanos y centros de aprendizaje en toda Europa y aún hoy se pueden encontrar en las Biblias antiguas, como las tablas de los Números Dorados. En manuscritos medievales cristianos y enciclopedias estas tablas fueron acompañadas a veces por dibujos de laberintos, presumiblemente para ilustrar la complejidad de la materia.
 
dibujos de laberintos, presumiblemente para ilustrar la complejidad de la materia.
 

Reloj astronómico. Catedral de Wells, Inglaterra.
¿Se superpone el rosetón perfectamente al laberinto?
 
 Sin duda, esta yuxtaposición puede haber influido en la posterior conexión entre laberintos y los festivales de Semana Santa y las danzas en lugar a dudas, uno de los más citados “hechos” sobre el laberinto de Chartres es la idea de si el famoso rosetón, en lo alto de la fachada oeste de la catedral, sería exactamente la superposición de patrón del laberinto. Es una imagen bonita, pero lamentablemente no es cierta. Este es un buen ejemplo de un comunicado que se ha repetido con mucha frecuencia, pero nunca se ha comprobado.  Se duda si uno de los más citados “hechos” sobre el laberinto de Chartres es la idea de si el famoso rosetón, en lo alto de  la fachada oeste de la catedral, sería exactamente la superposición de patrón del laberinto. Es una imagen bonita, pero lamentablemente no es cierta. Este es un buen ejemplo de un comunicado que se ha repetido con mucha frecuencia, pero nunca se ha comprobado, y nadie ha puesto nunca en duda su autenticidad. La idea fue, de nuevo, popularizada por Keith Critchlow en la década de 1970, pero aun así se limitó a declarar que … “el rosetón oeste encaja básicamente con el tamaño del laberinto”. Como el rosetón tiene un diámetro de alrededor de 11,9 metros (apertura clara de la superficie acristalada, y más cerca de 13,6 metros, incluyendo la moldura alrededor de la ventana), si la medición del laberinto nos da poco menos de 12,9 metros, se trata de una diferencia notable. Sin embargo esto pasa por alto un error fundamental en el concepto original – la altura del rosetón en la pared oeste no es la misma que la distancia del laberinto a la base de esa misma pared, en realidad la diferencia parece que llega aproximadamente a 3 metros, basándonos en planos de   la catedral y la medición trigonométrica. Todo el asunto es una buena pieza de imaginería, pero en realidad simplemente no funciona. En cambio, la superposición de los dos diseños probablemente podría formar un símbolo parecido a una vésica. Sin duda, esta pieza de imaginería también podría generar una mitología completamente nueva, especialmente si fuese explicada del mismo modo que el concepto de superposición original nadie ha puesto nunca en duda su autenticidad.   Todo el asunto es una buena pieza de imaginería, pero en realidad simplemente no funciona. En cambio, la superposición de los dos diseños probablemente podría formar un símbolo parecido a una vésica. Sin duda, esta pieza de imaginería también podría generar una mitología completamente nueva, especialmente si fuese explicada del mismo modo que el concepto de superposición original.
 
¿Recorrieron el laberinto de rodillas peregrinos y sacerdotes?
 
 
 Una de las historias más populares sobre el uso original de los laberintos de las catedrales francesas, así como los laberintos de césped en Inglaterra, es que fueron caminados, o con mayor frecuencia recorridos de rodillas, por los sacerdotes y peregrinos. Mientras que el laberinto en el suelo de la catedral de Chartres fue, sin duda, recorrido desde el momento de su construcción – ¿por qué otro motivo podría ser instalado de un tamaño tal, llenando todo el ancho de la nave? –, la información sobre la forma exacta en que esta práctica se llevaba a cabo es sorprendentemente escasa.
 
 
 
 
De hecho, mucho de lo que comúnmente se reconoce que es la verdad sobre este asunto es poco más que la especulación imaginativa de los anticuarios del siglo XIX. Hay constancia de que los visitantes piadosos a los laberintos en Reims, Arras y Sens recitaban oraciones mientras trazaban el recorrido de rodillas, a finales del siglo XVII y principios del XVIII, pero no existe evidencia de esta práctica mucho antes de este tiempo (Wright, 2001). En Chartres no se hace mención específica de este uso penitencial, pero el diagrama de la Challine, superponiendo el laberinto de Chartres, con un texto espiritual que serpentea a lo largo del recorrido (dibujado alrededor de 1640), sugiere que un ritual similar puede haberse desarrollado allí. Sin embargo, también está registrado que alrededor de 1650 los visitantes de la catedral ya caminaban y corrían ruidosamente por el laberinto, incluso durante los servicios, para gran disgusto del Canon de Chartres en aquel momento, que se refiere a él como “… sólo una diversión loca en la que aquellos que no tienen nada mejor que hacer pasan el tiempo corriendo y girando …”. Un grabado en la nave de la catedral de 1696 también muestra a damas elegantes y señores caminando por el laberinto, al parecer más como una reunión social , que como cualquier otra forma de práctica espiritual. Anteriormente a este momento no que se conservan documentos de Chartres que mencionen el laberinto, ni registro de cómo se ha utilizado o con que objeto específico. Sin embargo, otros laberintos de las catedrales francesas, mejor documentados, pueden proporcionar algunas pistas …
 
 ¿Cómo utilizaba el clero los laberintos en las catedrales? …
 Si bien hay un buen número de documentos de los servicios de información, prácticas y rituales de Chartres, que datan del siglo XIV por lo menos, ninguno menciona específicamente el laberinto. Sin embargo, los rituales llevados a cabo en relación con los laberintos del pavimento en Auxerre, y en menor medida, cerca de Sens, son más conocidos, como consecuencia de una serie de peticiones y decretos que permiten o prohíben ciertas costumbres observadas por el clero en las catedrales. En 1413, una petición presentada por el clero menor a los cánones de Sens, pidió que el Domingo de Resurrección, “según la costumbre, se les permita jugar libremente el juego en el laberinto durante la ceremonia”. El juego y la ceremonia no se especifican, pero se puede inferir que se trataba de una danza litúrgica que se llevó alrededor del laberinto, y probablemente involucrara un juego de pelota, donde se lanzara un balón de un lado a otro entre los participantes (Wright, 2001) . Esto puede deducirse de la detallada descripción de esta práctica según lo registrado en Auxerre, donde por lo menos desde 1396 hasta 1538, los canónigos y capellanes de la catedral se reunían alrededor del laberinto todos los domingos de Pascua por la tarde para realizar un baile, mientras cantaban “Victimae paschali laudes” (alabanzas a la Víctima de Pascua). Mientras esto ocurría, el decano, de pie (presumiblemente en el centro del laberinto) lanzaba una pelota de cuero de gran tamaño de ida y vuelta al clero, mientras estos bailaban alrededor del laberinto. Tras el canto y el baile, los participantes, varios oficiales de la catedral y autoridades locales se reunían en la sala capitular para una comida sustanciosa y adecuados sermones de Pascua, antes de proceder a las Vísperas (Reed Doob, 1990; Wright, 2001).
 
 
 
 
Ritual de danza alrededor de laberinto
Los detalles de este extraordinario ritual de Pascua son, irónicamente, detallados en los documentos legales que trataban de prohibir la práctica como no apto para un lugar de culto cristiano. A pesar de los primeros éxitos en la defensa de la tradición, esta se detuvo finalmente en 1538. Del mismo modo, la ceremonia en Sens continuó hasta 1517, cuando fue declarada ilegal también, aunque en ese momento la danza ya no se celebraba en el laberinto (Wright, 2001; Brandstätter, 2008). Por desgracia, ninguno de estos documentos registra cuando estos comenzaron estos rituales, pero parece razonable suponer que si se trataba de una costumbre bien establecida, tanto en Auxerre como en Sens a finales del siglo XIV, la tradición de los bailes de Pascua en estos laberintos podría ser perfectamente contemporánea con la construcción de los laberintos en el siglo XIII. Por lo tanto, ¿podemos deducir que rituales similares fueron llevados a cabos en Semana Santa en el laberinto de Chartres? Aunque no haya ningún documento específico que constituya una prueba directa, podemos afirmar que ciertamente hubo bailes de Pascua en Chartres, registrados en los siglos XV y XVI, por lo que también parece probable que los hubiera antes de esta fecha, aunque en ausencia de documentación, esto sólo puede ser materia de especulación.Y cual podría haber sido el propósito original y el uso del laberinto de Chartres en otros momentos del año?. Fue utilizado por los peregrinos y otros visitantes de la catedral? En este caso, la prueba documental es, por desgracia, en completo silencio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario