La lapicera

La lapicera
Estilográfica

Páginas vistas en total

domingo, 7 de octubre de 2012

El jardín análogo





















Desde el camino del Tao
donde se perdió el Monte Análogo
hay un jardín que preside Buda
desde un rincón secreto.

El Tao es el camino
escondido detrás de una palabra:
Monumento
pintada sobre una piedra
que no significa nada.

El mundo vegetal crece -per se-
desmesuradamente...
Las palmeras bananeras 6 ó 7 metros,
la hiedra: 10,
los helechos: 1 metro y medio.
Los nenúfares -sin embargo-
permanecen en su justa medida,
bajo el perímetro de la libertad limitada
de un estanque escaso.

Allí los peces se cruzan
en una lucha por el Sol,
por parecer coral.
Pero, es un esfuerzo inútil:
Nada puede ser lo que no es.
Y tú ya lo sabes hace demasiado tiempo.
Mientras los demás miraban
sus juegos de luces,
sus fuegos consumidos,
sus egos abrazados.
Tú ya lo sabías
y me lo contaste.

Atrás y a la derecha
un majestuoso ceibo, respira.
Icono de un país,
donde sin armas
el combate inteligente de las letras
sacudió el suelo
del nefasto poder.














Y las flores del ceibo
que a veces caen por decenas
balancean el recuerdo de años,
meses de atajos
al dolor propio y ajeno.
Ciencia y conciencia,
amor y entusiasmo,
expresados en imaginarios
dólmenes de celtas, duendes
y cuentos galeses.
El viento arrasó la música
del baile vegetal
y casi todo sucumbió,
menos lo auténtico.

Más allá, las cuerdas
para ropa que no se lava, ni se tiende,
donde adivino colgado
el mono jardinero
de mis armonías.
El mameluco amarillo
que despejó tropiezos innecesarios
y se peleó
con diarios de noticias viejas.

Lo mejor y lo peor de ti
desperdigado por esos laberintos
que reuní en los sitios equidistantes
para apartarlos de tus mundos paralelos.
Paralelos donde me esperan
los equiláteros del tiempo
para poder volar
a tu verdadera tierra,
el cielo cósmico.


                                                                                                            

Liliana Coma
                                                                                                            
3/1/2012


No hay comentarios:

Publicar un comentario