La lapicera

La lapicera
Estilográfica

Páginas vistas en total

lunes, 7 de noviembre de 2011

Titulcia II: Escaleras al inframundo


Nuestro compañero Eusebio Donaire
 entrando a la Cueva de la Luna
Viaje al interior


Acercarse de una manera u otra a los Templarios siempre resulta emocionante, no sólo por la implicación histórica que tuvo la Orden, sino también por la dimensión mística -presente y sempiterna- de los numerosos símbolos grabados en piedra de sus construcciones, sino sobre todo, por una impresión más sutil -invisible- que es la energía que existe en los lugares que ocuparon, especialmente fijados bajo sus asentamientos, por cuya alta vibración telúrica, psíquica y espiritual, son hoy llamados Enclaves de Poder, energía que puede ser detectada por personas con cierta sensibilidad, y/o por radiestesia.
El día era espléndido, y el camino fue corto -35 kilómetros- a pesar de que era domingo y no muy temprano, la carretera estaba despejada...
La conversación entre los integrantes del equipo estaba animada mientras Raúl Vaquero conducía, dibujábamos las cuestiones a tratar y resolver en mi última semana en España, antes de mi viaje a Argentina...Raúl asentía, pero no descuidaba un minuto la carretera, así que dejamos los planes y debates para más tarde,  cuando llegáramos al pueblo.


http://castellae.blogspot.com

Titulcia se abría ante nosotros apacible y cálida, dejando ver esos ocres y amarillos dorados de Castilla, al  final del verano...El Restaurante Cueva de la Luna -donde se encuentra la misma- no abría hasta las 14 hs.- así que disponíamos de más de 2 horas para recorrer el pueblo.
Primero nos dispusimos a recorrer el perímetro del local por fuera, yo caminaba en silencio, en diferentes direcciones intentando sentir bajo mis pies alguna corriente telúrica que no detecté, solo noté un aumento de energía en dirección a una hondonada, justo por detrás del Restaurante, y un cierto olor a humedad, creo que es posible que por detrás pasara un brazo del Río Jarama, que ahora estaba seco.
El calor de ese día resultaba raro: 28 º para un 30 de octubre en la provincia de Madrid. Desde ese lugar hasta la puerta del local donde habíamos aparcado se veía perfectamente el cementerio, pero ninguno de nosotros notó ninguna influencia extraña, ni aparentemente tampoco la ejercía sobre el perímetro de la Cueva de la Luna.
A las 17.30 en punto estábamos en la puerta del local, habíamos comido en Chinchón, pero nuestra incursión allí fue más anecdótica y lúdica que otra cosa.
Por fuera del Restaurante, una puerta de madera antigua que terminaba en forma de ojiva, cargaba años sobre sus bisagras; por encima de ella una inscripción en latín "In hoc signo vinces" "Con este signo vencerás", A primera vista parecía fuera de lugar, pero más tarde cobró sentido al reconocer que hacía referencia a una visión que en el año 312 tuvo Constantino antes de la batalla de Milvio, que decidió la religión a adoptar en Roma, que al final fue la cristiana. Como se explica en el enlace anterior, la historia o leyenda hablan de que la visión de Constantino se refería a un crismón, otras fuentes hablan de una cruz.

Crismón
Crismón
http://www.jdiezarnal.com

Esta visión ocurrió en el año 1509 cuando el  Cardenal Cisneros  se dirigía con su ejército a la batalla de Orán en Argelia. Él tomó tal prodigio como una predicción favorable a sus planes bélicos, prodigio que se repitió en otros dos lugares, y que al ganar la batalla creyó fehacientemente que se trataba de una premonición.
.......
Al llegar a Titulcia -nuestro destino- una puerta sólida de madera, antigua que terminaba en una ojiva, más típica del Medioevo que del Renacimiento, y que cerraba el acceso directo a la Cueva, cargaba leñosos siglos en sus bisagras.El símbolo que vio el Cardenal, cuyas diferentes versiones apuntamos más arriba, y que la lógica hace pensar más en una cruz, que en un complicado crismón como figura en el gráfico anterior.



Lo espectacular de ese signo en el cielo, le movió a construir un humilladero, lugar sagrado dedicado a la Virgen de Nuestra Señora de la Soledad, y más tarde según su crónica construyó la cueva.
Mi interpretación es bien distinta, creo que si existió tal visión, está directamente relacionada con la indicación del lugar, empapado de una gran energía psíquica y espiritual como es la Cueva de la Luna.
.....
César Rico, dueño del restaurante -heredado de su padre- quien descubrió la cueva en 1952, nos llevó hasta una puerta situada a la derecha del local, idéntica a la exterior, donde en la ojiva, convergían las dos hojas de la puerta, sin embargo esta estaba peor conservada.
Una tenue luz iluminaba la escalera, seguimos las indicaciones de César, porque la mayoría de las escaleras estaban rotas, así que íbamos en fila india...antecedidos por Eusebio que ya conocía la cueva.


Cálculo del Acimut -autor anónimo
Actualmente en el Despacho del Decano
de la Universidad Complutense de Madrid

Acimut palabra proveniente del árabe que tiene implicaciones astronómicas, naúticas y esotéricas -un poco más complicadas- ha tenido mucha importancia en enclaves de poder como la pirámide de Keops, lo que significa prácticamente es que esa correlación entre distancias y medidas de la Tierra, proyecta en los seres humanos una transmutación, un cambio de vibración, si se supera el miedo y la desolación que suele transmitir ese lugar, al recorrerlo.





Cuadro y gráficos: http://www.cuevadelaluna.es

 Mientras bajaba las escaleras, intentaba sujetarme en las paredes, ya que carecían de barandilla. Las paredes rezumaban agua y humedad.
Golpeé 3 veces con el puño cerrado en la pared al final de la escalera, ritual que según la tradición debían cumplimentar las mujeres antes de bajar -en la puerta interior que da a la cueva- ritual que olvidé hacer, y que más tarde podría haberme ocasionado un buen susto, ya que según quedó registrado en una psicofonía, después de una de las preguntas que formulé en la grabadora de Raúl Vaquero, que es imperceptible con un equipo normal, se escucha un insulto que iba claramente dirigido hacia mí, ya que era la única mujer presente en el lugar...
De frente a las escaleras una sala circular, todavía levemente iluminada a los pies de una oxidada reja que daba a otra galería cerrada, restos de velas y flores, y una de color salmón redonda que permanecía encendida, sentí que constituía el mejor símbolo de amor presente entre los restos de flores y otras velas.


TRADICIÓN
"Es costumbre que las mujeres antes de pasar a La Cueva den tres golpes con el puño a la puerta, abajo en la cúpula relajándose un minuto. Las personas piden un deseo con su corazón. Si se concede, es costumbre traer a La Cueva flores. ¡Siempre hay flores en La Cueva!" cuevadelaluna.es



"Es una escalera que baja desde el restaurante, desciende una profundidad de 10 metros y desemboca en una cúpula de dos metros y medio de radio. De ella salen 3 galerías, de las cuales solo una está a la vista. Todas las galerías forman un ángulo de noventa grados. Una vez abajo, sorprende la amplitud de la cúpula y las largas galerías en cuyos techos y paredes están grabadas cruces templarias.

Porqué se llama Cueva de la Luna
Iban ciertas personas y se pasaban los días rezando, pero lo hacían de una forma curiosa, recorriendo las galerías de la Cueva siguiendo los círculos lunares.
En cada lado de la galería hay cuatro arcos de arista en forma de ojiva, con un pronunciado vientre que permite la presencia de una persona en el interior.
Al final de la galería hay frente a ella hay otro arco ojival y en la pequeña bóveda de cruce de las galerías estaban los círculos del Universo (destruídos en 1999).
Comenzaban las oraciones en la bóveda central que representa la luna llena, después rezaban durante tres días en cada uno de los cuatro arcos de un lateral de la galería; lo que hace un total de doce días que se corresponden con el tiempo en que la luna se encuentra en su fase de cuarto menguante.
Un día más se lo pasaban meditando en la mitra frontal de la galería.
Ese día se determinaba con el día que la luna se correspondía con la luna nueva.
Otro día más habrían de permanecer bajo los círculos concéntricos del Universo para recibir "la gracia". Después pasarían otros doce días, tres en cada uno de los cuatro arcos del otro lateral de la galería, que se correspondería con el tiempo en que la luna se encuentra en la fase de cuarto creciente, con lo que se completa el círculo lunar.
Se sabe que la cúpula central tiene características geodésicas y cosmográficas y que representa la media luna, símbolo guerrero moro.
Mi padre, Armando el que fue guardián de la cueva decía: estudiando sus características dimensionales bien podríamos llamarla "la Cueva de las proporciones"

Bajada a la cueva
cuevadelaluna.es - 

laquintaesfera.blogspot.com  


Frente a las escaleras una sala circular, con un par de capillas pequeñas en la pared, donde la gente depositaba las velas para alumbrarse, las otras las que se utilizaron para rituales permanecían en el suelo junto a flores secas y unas pocas frescas. Aunque llevábamos linternas yo había cogido una vela, no para ningún ritual, sino por si se gastaban las pilas de las linternas, o alguna decidía apagarse, aún con pilas nuevas, como nos pasó en la investigación anterior, detalle que fue grabado en video.
En esta primera sala, aún disponiendo de alguna claridad por la luz que alumbraba la escalera, y las linternas, la encendí y la coloqué en uno de los huecos de la pared, esas pequeñas capillas ya mencionadas.
Detrás de las ofrendas una reja impedía el paso a otra galería, pero indicaba que alguien tenía acceso por los restos de un blanco velón grande, que en algún momento estuvo encendido por muchas horas...
Dejamos atrás el habitáculo circular y empezamos a caminar por la primera galería situada a la izquierda, aquí la oscuridad era total, la luz que a nuestras espaldas iluminaba la escalera era un leve recuerdo, el suelo de este pasillo parecía una ciénaga que se hundía levemente bajo nuestros pies, las paredes seguían húmedas, y la oscuridad absoluta rota por un par de linternas y mi vela blanca, tampoco nos daba mucha seguridad, casi a tientas llegamos a otra sala circular en cuya cúpula podía apreciarse una cruz templaria redondeada, más parecida a un reloj solar templario que había visto en algún monumento perteneciente a la Orden.


juancarlosmenendez.blogspot.com
Cantalejo - Segovia
Ermita de la Virgen del Pinar


Esta pequeña sala carecía de capilla para dejar la vela, el suelo era sinuoso y húmedo, apoyamos la grabadora donde pudimos, en una silla sucia y vieja y la pusimos en dirección a la última galería, cuyos montículos de tierra y barro hacían pensar en un derrumbe, y la prudencia aconsejaba no traspasar...

JUAN GARCÍA ATIENZA: IN MEMÓRIAM

Juan García Atienza: In Memoriam
'Observando la Realidad con los ojos abiertos,mirando nuestro entorno sin la indiferencia de quien se cree de vuelta de todas las preguntas, teniendo el valor de inquirir y de aventurar, aunque nos equivoquemos. Señalando con el dedo lo que vemos, sin ignorarlo, sin tapujos y sin reticencias ante lo que, en apariencia, rompe el ritmo de lo aceptado y nos introduce en la aventura que lleva a lo desconocido
'




                                                                                                                  
Relato: Liliana Coma
Última foto de la Cueva y apartados Tradición
 y Porqué se llama Cueva de la Luna: http://cuevadelaluna.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario